jueves, 15 de enero de 2009

Aunque él nunca llegue

Esas ganas de verlo la están consumiendo, a paso lento llega otra noche sin su amor. Sin su amor no hay más que el dolor, que cuando llega desgasta, duele demasiado aquí sin él. Y aunque sea falso el aire, siente que respira.

Sabe bien que no esta, quizás nunca lo esté.

Ella se quedó con la insensatez de algún día, despertarse junto a él.

Belén Acosta